#OlenaRevolution "Cartas para Olena"

Queridísima Olena,

En este apartado podrás encontrar todas las cartas que te vaya escribiendo por si las quieres leer, no quería más que eso: tener algún lugar donde escribirte, explicarte como me va la vida y poco más, te parecerá una chorrada pero el mero hecho de que quepa, aunque sea, la remota posibilidad de que las leas me anima a escribirlas porque es como si te tuviera delante, como si estuviera hablando contigo cuando las escribo. Corro el riesgo de estar explicando mi vida a desconocidos, pero realmente me da igual, no hay nada especial en mi vida, más bien la gente pensará que soy un zumbado, y ciertamente lo soy. Sé que eres una mujer ocupada y que mis cartas son muy largas, no te sientas mal por no leerlas, no somos amigos, ni eres mi terapeuta no me debes nada, simplemente las escribo porque representan el profundo respeto que te tengo y lo especial que eres para mí.

Quizás debería intentar relacionarme con más gente, quizás salir con otras mujeres… en lugar de encerrarme en mí mismo, pero vivo en un inframundo en el que no crecen amapolas como tú, y yo no quiero cualquier compañía, para eso escribo o escucho música, o me drogo y me voy de putas que al menos son divertidas. No quiero nada, no necesito ninguna mujer sólo te conocí y por ti hubiera “vuelto al ring" pero yo no andaba buscando nada y sigo sin buscarlo. En cuanto a mujeres no me puedo quejar, he sido muy afortunado, he estado con las mejores, mujeres profesionales, independientes, hermosas y con talento pero ya no juego en esa liga y la verdad, jugar por jugar, nunca me apeteció.

El simple hecho de escribir esas cartas ya me ayuda. Ahora ya no, pero cuando empecé a escribirte calmaba así la profunda soledad en que me encontraba, he tenido momentos muy duros, en que me he sentido muy desdichado, en esos momentos escribirte se convirtió en mi oasis, suponía olvidarme de todos mis problemas para pensar sólo en tu belleza y la luz que desprende tu sonrisa, me has hecho mucho bien, te lo agradezco y entendería perfectamente que no quieras seguir leyendo mis cartas, tú simplemente haz lo que creas que tienes que hacer, tú no tienes la culpa de mi locura, sólo un loco dedicaría todo el esfuerzo y tiempo que he dedicado: escribiendo un libro, un cuento infantil, innumerables canciones, poemas y creando una página web ad hoc, simplemente para poderte hacer llegar unas letras, sin saber siquiera si la leerás. Puede parecerte desproporcionado y carente de toda lógica pero para mí no ha sido ningún esfuerzo, todo lo he disfrutado, y doy por bien empleado el tiempo dedicado, mereces eso y mucho más, considéralo un simple regalo de parte de todos tus pacientes pasados, presentes y futuros, un premio al meritorio desempeño de tu profesión, vas a llegar muy lejos, conseguirás todo lo que te propongas, no cambies nunca tu actitud aunque a veces parezca que no merece la pena, o creas que tu esfuerzo no se ve recompensado, no bajes nunca la guardia, es fácil acomodarse, tu profesión está llena de gilipollas engreídos que miran a sus pacientes por encima del hombro y anulan deliberadamente sus voluntades, no escuchan a nadie y creen que lo saben todo, son personas amargadas cuyas consultas duran apenas cinco minutos, que no desaprovechan ninguna ocasión para culpabilizar al paciente de su situación y que utilizan los permisos como medida coercitiva para anular el libre albedrío de éstos. Sí, hay unos cuantos gilipollas, he tenido la desgracia de topar en más de una ocasión con ellos, no diré nombres, no queremos que la Dra. Ripoll y el Dr. Cano se ofendan. No cambies nunca, Olenita, lo estás haciendo muy bien.

Recibe un afectuosísimo saludo, me despido de ti con todo mi cariño, respeto y admiración.

  • 1ª Carta a Olena de 03/12/2020, descárgala AQUÍ
VOLVER AL MENÚ PRINCIPAL

"Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,

mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,

y éstos sean los últimos versos que yo le escribo."

Pablo Neruda